El atentado del 11 de Septiembre del 2001 dió lugar a otro „Nuevo Orden Mundial“, o por lo menos, impulsó un cambio en la política