10 cosas que se dicen igual, pero no quieren decir lo mismo

En todos los idiomas hay (supongo yo) palabras que suenan parecido pero que tienen diferentes significados; estas se denominan parónimos (por ejemplo, casa no es lo mismo que caza1 ) Si además de sonar parecido, suenan igual y se escriben igual, entonces nos encontramos frente a los que los lingüisteros y gramaticabundos2 llaman un homógrafo.

Si embargo, muchas veces me encuentro con homógrafos que, si consultáramos a la real academia nos llevaríamos el susto de nuestras vidas… palabras que en el diccionario, tienen una sola entrada y que, sin embargo… Calculo que algunos nos acompañan desde el comienzo de los tiempos. Otros son hijos furiosos de la modernidad. Podríamos llamarles homógrafos sociales, curiosas paradojas que la sociedad ha construído y para las cuales todavía no ha encontrado solución; cosas muy diferentes entre sí, pero que al cumplir una función similar, se confunden de tal forma que a nadie pareciera importarle la diferencia. O solo a unos pocos.

Me estoy comenzando a oir como un carcamán retrógrado: lo sé. Casi me falta decir que todo lo pasado fue mejor. Pero no es esa mi intención; si las cosas existen, es porque tienen su lugar en el mundo.

Pero… ¿Es necesario que se llamen igual?

He aquí los primeros diez que se me ocurren (deben existir muchos miles más):

01. Café

Eso que estás tomando, ese brebaje oscuro, caliente y dulzón, no es café. Sí, ya sé que el envase pone „café soluble“,3 pero créeme, el café sabe distinto. No estoy diciendo que sea malo, al contrario: el dos veces mal llamado café soluble tiene muchas ventajas sobre el café real: es más barato, es de preparación más sencilla, es ideal para el camping o el bote… pero tiene otro gusto; uno que apenas, muy sutilmente, recuerda al del café (principalmente porque es dulce, característica ajena al café). Yo entiendo que en ciertas partes del Subcontiniente Sudamericano las personas se hayan olvidado del gusto del café real (principalmente poque para hacer café real hace falta una cafetera, aparato que en los últimos veinte años se ha convertido en un lujo de gente rica), pero ¿no podríamos decirle ISICA4, por ejemplo? ¿O de cualquier otra forma?

02. Libro

No me estoy refiriendo al contenido de lo escrito; simplemente al objeto-libro. Bueno: uno es un libro, otro es un pilón de hojas sueltas pegadas con saliva a una cartulina blanda que hace las veces de tapas y de tomo, y que a veces resiste una lectura, y a veces menos, hasta deshacerse por completo. Vamos, que le ponen unos anillos de plástico y dura más (Pero, claro, ya no podrían decir que es un Libro ¿verdad?)

03. Escritor

Estríctamente hablando, los dos escriben. Pero en el uso social de la palabra, al decir Escritor, por lo general nos referimos a alguien que compone una obra literaria original con la ayuda de su cerebro; no a aquellos que con una base de datos cargada de fórmulas fáciles oprimen la tecla Random del ordenador y publican cualquier refrito de éxito editorial asegurado: vendedores de frases hechas, lugares comunes, filosofía barata y consuelos estúpidos.

04. Artista

Iba a poner „cantante“, pero al igual que con el punto anterior, estríctamente hablando, ámbos exponentes cantan. El problema es cuando ciertos cantantes se autodenominan artistas, siendo que no producen arte, sino una simple, lisa y llana (muy llana) manufactura de radio. A ver si nos entendemos: lo que me disgusta no es la Cultura Pop (No confundir con la Cultura Popular, por favor)…

05. Pan

De forma análoga a lo que pasa con el café, muchas personas han olvidado el sabor del pan. Son cosas de la vida moderna: no hay problema, la gente puede vivir sin pan. (Pero si tenés un horno y en algún momento estás aburrido, intentá con alguna de las incontables recetas que vas a encontrar en la red… Ni siquiera hace falta que le preguntes a tu abuela cómo se hace: es facilísimo y te vas a sorprender. Cenar pan recién horneado, aceitunas, algún queso y un buen vino tinto, nada más, y en la medida de lo posible, en buena compañía, es un placer olvidado pero muy fácil de recuperar. Otra vez: te vas a sorprender)

06. Actor

Como con los artístas (de hecho, los actores lo son), hay quienes trabajan de ser actores… y otros que trabajan de ser bonitos y salir en las revistas. Es cierto, coinciden en que ámbos especímenes trabajan en el mundo del espectáculo, pero Ricardo Fort también lo hace y no se le ocurre autodenominarse actor… ¿Pero cómo…?

07. Vino

Aquí la wikipedia me da la razón: „Se da el nombre de «vino» únicamente al líquido resultante de la fermentación alcohólica, total o parcial, del zumo de uvas, sin adición de ninguna sustancia.“. Lo otro es una bebida alcohólica de características múltiples, contingentes e indefinidas…

08. Cámara Fotográfica

Aquí debemos ser sumamente cuidadosos: hay ciertos teléfonos que también son cámaras fotográficas, algunos las tienen muy buenas. Pero, (¡por el amor de dios!) no todos… Una máquina que produce imágenes digitales de resolución, luminosidad, nitidez y contraste menores a las obtenidas por los daguerrotipos del siglo XIX, simplemente no debería ser llamada cámara fotográfica

09. Diva

Creo que el ejemplo habla por sí mismo. Además, el solo pensar en tener que escribir algo sobre Su me provoca náuseas. No es un decir: me siento mal. (Aclaro que Marlene Dietrich no es de mi preferencia. Pero puestos a comparar… Si no hay una galaxia entre ámbas, pues la galaxia dónde está…)

10. Medicina

Este ejemplo es realmente peligroso. Es el único que asusta, el único en contra al cual hay que ir en serio. Todos los demás son un juego: este no. Las flores de Bach, la Homeopatía, la Quiropráctica y demás, son a la medicina lo que la astrología es a la astronomía o la numerología a las matemáticas: un ridículo (auto-) engaño. Puse los paréntesis porque no creo que todos los practicantes de estas pseudociencias sean unos estafadores sin escrúpulos; muchos son, simplemente, creyentes. Lamentablemente la medicina alternativa5 no solo es entre inocua y perjudicial, sino que puede llevar al abandono de tratamientos tradicionales que muchas veces son imperfectos, pero que representan lo mejor que la historia de la humanidad ha podido aprender a la hora de luchar contra las enfermedades y las dolencias.

 

  1. y en este ejemplo en concreto, me acabo de dar cuenta, no solo suenan parecido, sino que hasta se pronuncian exactamente igual (!) …a no ser por la honrosa excepción que hacen los españoles en España, al hablar su hermosísimo español peninsular []
  2. Sí, sí, ya sé; ninguna de las palabras existe… pero la asociación fue buscada []
  3. Es que ¿realmente existe algún tipo de café que no sea soluble? El café en grano, supongo yo, pero… ¿a qué idiota se le ocurriría pretender hacer una infusión sin moler el café primero? Reconozco que preparado a la turca, el café tiene una cierta borra que el dos veces mal llamado café soluble no tiene, pero se lo deja descansar un poco y se toma… ¡Vamos! []
  4. Infusión SImil CAfé []
  5. los creyentes creen, también, que el agregado de „alternativa“ tiene una carga positiva. No lo tiene []

JuPiX

Reflexivo, introvertido, taciturno y estoico; existencialista, constructivista y ateo.

Kommentare